Investigación‎ > ‎

Maracaná Lomo Rojo


Con 40 cm de largo, el maracaná lomo rojo (Primolius maracana) fue uno de los loros más grandes de la Argentina. Desapareció hace más de 25 años cuando era perseguido como plaga de cultivos. 

Foto: L.C. Marigo 



Se lo llama maracaná afeitado o maracanã do ouvido branco (nombre en portugués), por su cara blanca amarillenta. Su distribución histórica abarcaba el noreste, centro y sudeste de Brasil, este de Paraguay y el noreste de la Argentina (solo en la provincia de Misiones). En la actualidad se la considera como "cercana a la amenaza" a nivel internacional por el declino que han sufrido sus poblaciones en las últimas décadas. En la Argentina se la considera en "Peligro Crítico", máxima categoria para una especie en cuanto a su situación de amenaza.


Distribución en la Argentina

El maracaná se distribuía en toda la provincia de Misiones, con numerosos registros históricos en diferentes localidades. Los pobladores mencionan cientos de individuos que se reunían a alimentarse en maizales de areas rurales.  En la zona de Santa Rosa y Tobuna, la especie era común hasta 1970.

El maracaná es conspicuo por su tamaño, por formar bandadas de varios individuos, y por sus potentes vocalizaciones (sus gritos pueden oírse a importante distancia); sin embargo, en los últimos 25 años no existen registros concretos en la Argentina. Alejandro Bodrati y colegas han buscado a la especie durante 10 años, con numerosos relevamientos de campo y entrevistas a pobladores locales, en sitios de Misiones, que cubren el centro y norte provincial, pero no se volvió a detectar y consideramos que la especie está extinta en la Argentina.

 

Extinción en la Argentina

En la Argentina, el maracaná lomo rojo fue común hasta la década de 1950, pero su población fue decreciendo rapidamente en el transcurso de los siguientes años. Una de las causas principales habrían sido las matanzas que practicaron los pobladores locales por considerarlo como una plaga nociva para sus cultivos. Para reducir las bandadas, usaron armas de fuego, trampas, y hasta veneno. Disparaban a bandadas completas cuando bajaban en los maizales o en los potreros donde se echaba sal para el ganado. Los pobladores antiguos de Tobuna y Santa Rosa aún recuerdan al maracaná lomo rojo y el control letal que efectuaban y que sin dudas resultó un impacto muy importante en las poblaciones. Creemos que esto condujo a su extinción en Argentina (leer artículo en pdf).

 


Especies afectadas actualmente por
el control letal

Hoy, aunque está prohibido, se sigue practicando control letal sobre algunas especies de loros en Misiones. El maitaca o loro choclero (Pionus maximiliani) es frecuentemente cazado en los maizales. Si bien la distribución de este loro es muy amplia  en la Argentina, esta práctica de control puede generar la disminución local del maitaca. En muchos lugares de Misiones se considera a todos los loros nocivos para los cultivos, y a menudo cualquier especie de loro es cazada cuando se la encuentra rondando plantaciones.

 

Conservación

Parecería demasiado tarde para revertir la situación del maracaná lomo rojo en la Argentina. En Misiones, la especie fue declarada Monumento Natural Provincial por la ley 3.455. Desafortunadamente, esta ley llegó demasiado tarde, y el maracaná se extinguió de Argentina. Con los docentes y alumnos de las escuelas, y en visitas a las chacras, usamos el maracaná lomo rojo de ejemplo de cómo podemos perder rápidamente una especie que parece común. Hablamos de otras especies que podrían desaparecer si seguimos cazándolas, usándolas como mascotas, y destruyendo su hábitat. Preguntamos a los pobladores locales si recuerdan al maracaná, y si notan que otras especies están disminuyendo. Preguntamos qué creen que podemos hacer para mejorar la conservación de estas especies. Tratamos de generar un sentido de pertenencia y cuidado de las aves. Más allá del trabajo local, los gobiernos nacionales y provinciales deberían organizar talleres multidisciplinarios para desarrollar, implementar y monitorear estrategias de manejo para especies que los agricultores consideran plagas agrícolas. 

Equipo de investigación: Alejandro Bodrati, Kristina Cockle, Nacho Areta, Gabriel Capuzzi, Rodrigo Fariña