Investigación‎ > ‎

Especialistas en cañas

Los bambúes leñosos (cañas o takuaras) son los representantes de mayor tamaño de la familia botánica de los pastos. Muchos de ellos, tienen una peculiaridad en su ciclo de vida: crecen durante largos períodos de tiempo y florecen una sola vez en su vida, tras lo cual mueren, produciendo semillas para la próxima generación. Estas floraciones ocurren en varias especies a modo de reloj y de forma masiva, así podemos esperar, por ejemplo, que cada 30 años en un mismo sitio, florezca una nueva generación de plantas de una especie de bambú. Estos ciclos son diferentes en distintas especies de cañas, y tienen consecuencias muy importantes para las aves que viven a partir de los recursos ofrecidos por los bambúes.

En Misiones, existen cinco especies de cañas nativas que son frecuentes (hay más especies, pero presentes en escasas cantidades o de forma muy local). Las cinco especies son el Takuarembo (Chusquea ramosissima), la Pitinga o Takuari (Chusquea tenella), el Takuapi (Merostachys claussenii), el Yatevo o Takuara Brava (Guadua trinii) y la Takuarusu (Guadua chacoensis).

Nuestro trabajo consiste en descubrir qué especies de aves utilizan cuál especie de caña y cómo las utilizan. Para ello, recorremos cañaverales de las diferentes especies de cañas buscando, grabando y observando las especies de aves que las utilizan, y tomando nota de las características propias de cada cañaveral (por ejemplo, su densidad, su madurez, si tiene semillas o no).

Para facilitar nuestro estudio, dividimos a los pájaros de cañaveral en dos categorías básicas: insectívoros de cañaveral y granívoros de cañaveral. Como vimos antes, los bambúes florecen cada muchos años, y luego mueren.