Investigación‎ > ‎

Batará de Pecho Negro

Estudiamos la historia natural del batará de pecho negro (Biatas nigropectus) y descubrimos una fuerte asociación con la caña yatevó (Guadua trinii). Para conservarlo es importante determinar qué sucede con los individuos y las poblaciones cuando muere la yatevo cada 30 años, y asegurar que se preserven estos ambientes, especialmente en la Reserva de Biósfera Yaboty y la zona rural desde San Pedro a Piñalito Sur.

Foto: Kristina Cockle



"Guyra Yatevo"

Como reconocerlo

Es un pájaro insectívoro de tamaño medio (15 a 17 cm), de la familia Thamnophilidae (chocas, bataráes y tiluchíes con 17 especies para la Argentina). Presenta dimorfismo sexual, o diferencias de plumaje entre el macho y la hembra. 













El macho tiene una “boina” negra que cubre toda la parte superior de la cabeza, desde la nuca hasta la parte inferior al ojo llegando hasta el pico. Tiene una cresta o copete que por lo general mantiene aplastada, pero la suele erizar según su estado de animo (en ocasionescuando se le hace playback), como puede verse en la foto de abajo. Desde la parte posterior de la cabeza hasta el comienzo de la garganta tiene una especie de barba blanca que suele “inflar” como puede verse en la foto superior. El pico es de color marfil en ambos sexos y las patas de color celeste grisáceo apagado aunque en algunos individuos el celeste puede ser más vivo (desconocemos la razón de esta variación - quizás se deba a la edad de los individuos.). En el macho debajo del blanco gular comienza un “babero” negro que se extiende hasta debajo del pecho (en algunos machos se extiende mucho más que en otros, llegando hasta casi el comienzo del ventral). Luego continua en toda la parte ventral un color pardo oliváceo con muy leves estrias más oscuras en algunos individuos. En ambos sexos la cola y las alas son un fuerte color marrón rojizo (rufo). En la hembra predomina casi exclusivamente un color marrón suave a excepción de la cola y alas donde el tono rojizo es más intenso. La hembra, a diferencia del macho, no tiene babero ni pecho de color negro, siendo estas regiones de color blancuzco a pardo amarronado. En ambos sexos presenta una ceja blanca. El macho muchas veces la oculta, pero es más notable en la hembra.
Hasta hace muy poco tiempo no se conocía practicamente nada sobre los hábitos de vida del batar
á de pecho negro o guyra yatevó, el ambiente que usa, o los aspectos básicos de su reproducción. Esta particular ave fue descubierta en la Argentina recien en el año 1948 por el naturalista y ornitólogo Andrés Giai. Posteriormente su colega William Henry Partridge consiguió, en la década de 1950 y principios de la década de 1960, una importante cantidad de pieles en el centro y norte de Misiones. Después de estos registros pasaron más de tres décadas sin noticias de este pájaro en la Argentina. Hacia fines de la década del 1990 se lo redescubre con el reporte de Mark Pearman de nuevos registros propios y de otras personas.

De todos modos, hasta hace poco, era una especie muy rara y no se sabía con exactitud en qué ambiente buscarlo. Alejandro Bodrati y colegas la han estudiado desde 2003 y solamente la han encontrado en parches particulares de la caña o takuara yatevo (Guadua trinii). Por esto creemos que el nombre más adecuado para esta ave es el de guyra yatevo, que en idioma guaraní significa pájaro del yatevo. En las escuelas usamos el nombre passarinho de takuarusu o "pájaro del takuarusu", porque en nuestra zona la gente llama a la takuara yatevo con el nombre "takuarusu" o "takuara brava".


El comportamiento y el tipo de cañaverales donde vive lo vuelven sumamente críptico (casi invisible). Se mantiene siempre oculto en la parte alta de los densos, continuos y maduros parches de caña yatevo. Es muy raro que cante de forma natural - solo lo hace en momentos puntuales del año (primavera especialmente). Por lo tanto detectar a este especialista de hábitat resulta sumamente complicado. Nosotros empleamos la técnica del playback (reproducir con un parlante y grabador el canto del ave) para atraerlo y estudiarlo. A partir de este método de trabajo conseguimos encontrar a la especie en muchos parches de caña yatevo en el norte y centro de Misiones. 


Especialista en cañaverales de yatevó (Guadua trinii)

En Argentina, esta especie solo vive en cañaverales de yatevo en la selva de la provincia de Misiones. En esta provincia contamos con cinco especies de cañas o takuaras que son bastante comunes. Dos especies son del género Chusquea. La Pitinga (Chusquea tenella) y la takuarembo (Chusquea ramosissima) forman densas y bajas matas enrredadas, y la takuarembo muchas veces trepa árboles. Hay dos especies del género Guadua: la takuarusu (Guadua chacoensis) que es la takuara más alta y de mayor grosor en sus cúlmos, y la yatevo o takuara brava, la segunda en altura y tamaño general. Las Guaduas son las únicas cañas que presentan fuertes espinas. La takuara restante es la takuapi (Merostachys claussenii) que floreció entre los años 2004 a 2007 y ahora (2012) está recolonizando los sitios donde antes estaba presente.

Nosotros hemos encontrado más de 150 territorios de guyra yatevo y todos estaban en la yatevo. Sin embargo otros observadores nos han mencionado que encontraron al guyra yatevo en takuarusu. También existe una mención de un guyra yatevo observado en un parche de takuapi mezclado con yatevo. Nosotros creemos que estaba allí debido a la caña yatevo. Hemos encontrado a la especie tan al norte como en el Parque Nacional Iguazú y tan al sur como en la Reserva de la Biósfera Yaboty, siempre en cañaverales de yatevo.


Amenazas

El principal problema que enfrenta la especie es el desconocimiento de sus requerimientos de hábitat y biología. Por esto no se han realizado hasta el momento políticas que apunten a proteger su ambiente específico. Como puede apreciarse en la foto de la derecha, la caña yatevo puede formar grandes y continuos parches en lugares muy modificados por el hombre. Encontramos al guyra yatevo en cañaverales que quedaban al costado de rutas o rodeado de plantaciones y potreros, donde se había eliminado todo el bosque. Esto nos indicaría que soporta cierto grado de desmonte, aunque sería importante estudiar mejor su situación ante la fragmentación.

Creemos que es fundamental identificar a los cañaverales de yatevo (y de las otras especies de cañas para otras aves) como ambientes prioritarios para la conservación de varias especies dentro de la Selva Atlántica de Sudamérica. Para conservar al guyra yatevo, es clave conservar los cañaverales de yatevo en el IBA/AICA San Pedro, en otras áreas rurales, en la Reserva de la Biósfera Yaboty y en arroyos del norte de la provincia que no están formalmente protegidos.

 

Conservación

Es muy probable que este pájaro dependa de varios parches de yatevo continuos para poder sobrevivir y cambiar de lugar entre ellos a medida que va cambiando la estructura de los parches. Se pronostica que esta caña florecerá y luego morirá masivamente alrededor del año 2018. Muchos colonos nos cuentan que en previos años aprovecharon la muerte masiva de las cañas para realizar rozados (desmonte con fuego) y plantar cultivos. Es probable que las muertes naturales de la yatevo en sí impactan negativamente en las poblaciones del guyra yatevo, porque no encontrarán un hábitat apto para reproducirse. Si además la gente aprovecha para reemplazar los sitios con cañaverales por cultivos, el guyra yatevo podría encontrase en serias problemas en el corto plazo. Los planes de conservación para esta especie deberían incluir el monitoreo a lo largo de la mortandad de las cañas. Deberían apuntar a conservar los parches de la caña tanto en áreas protegidas como en bordes de poblados, chacras y todo sitio donde esté presente. Por eso, el "passarinho de takuarusu" se ha vuelto una de las estrellas de nuestro programa educativo en las escuelas rurales. Motivamos a los chicos a hablar con sus parientes para dejar áreas de yatevo en las chacras.