Investigación‎ > ‎

Bailarín Castaño



El bailarín castaño fue redescubierto para la Argentina en 2006 después de 47 años sin registros. Encontramos que su población es muy pequeña y restringida al bosque de laurel layana sobre el Arroyo Paraíso en la Reserva de Biósfera Yaboty.

Foto: M. Lammertink






Situación del Bailarín Castaño en la Argentina 

El bailarín castaño vive únicamente en la selva Atlántica (por esto es considerado endemico de esta selva). Se encuentra en algunos estados del sudeste de Brasil, y durante muchos años solo se conoc
ia un registro en la Argentina, en la provincia de Misiones. En 1959, el naturalista Williams Henry Partridge colectó un individuo macho en la localidad de Tobuna. Partridge escribió destacando que este era "el único individuo que habian encontrado en 12 años de trabajo en Misiones".  Hasta el año 2006, éste era el único registro de la especie para la Argentina. En abril de 2006, el guardaparque Claudio Maders, durante una de las primeras guardias en el proyectado Parque Provincial Caá Yarí, escuchó una voz que desconocía, y logró ver por primera vez en 47 años a un macho de bailarín castaño en la Argentina (ver árticulo en pdf). 

Durante los siguientes años, Maders y otros miembros del proyecto lograron encontrar siete territorios del bailarín castaño (ver artículo en pdf), todos en bosques de laurel layana
. A pesar de buscar con playback (reproduccion de las voces de la especie) en gran parte del centro y norte de Misiones, solo consiguieron registros de la especie en los bosques de laurel layana (Ocotea pulchella) en márgenes del Arroyo Paraíso en el oeste de la Reserva de Biósfera Yaboty. 




   Mapa de los territorios 
   conocidos de bailarín castaño 
   en la Argentina desde 2006 
   (circulos y estrella)








Amenazas

La mayor amenaza que afecta al bailarín castaño es la destrucción de su hábitat. El bosque de laurel layana - único hábitat utilizado por el bailarín castaño en Argentina - es poco común. En Tobuna, donde Partridge colectó el primer bailarín castaño para Argentina, la selva se ha transformado en chacras con producción agropecuaria y pequeños remanentes de monte. A pesar de un gran esfuerzo de búsqueda, no se ha vuelto a registrar al bailarín castaño allí. En el Parque Provincial Caá Yarí y las chacras lindantes, un incendio forestal destruyó parte del bosque de laurel layana en octubre de 2006, reduciendo aún más el territorio disponible para que pueda sobrevivir el bailarín castaño. Si bien en su gran mayoría el bosque de laurel layana se manifiesta dentro de la Reserva de Biósfera Yaboty, está expuesto a la extracción maderera en los lotes privados de esta reserva. Sería importante estudiar como afecta la actividad maderera al bailarín castaño. 


Conservación


Es importante evitar la extracción maderera y la deforestación en ambientes de laurel layana sobre el Arroyo Paraíso. Nuestra principal medida de conservación para el bailarín castaño ha sido informar a agentes de conservación, dueños de tierras, y otros actores que el bosque de laurel layana es clave para la conservación de esta especie en la Argentina. También lideramos visitas a las escuelas lindantes al Parque Provincial Caá Yarí, junto con los guardaparques, para difundir la importancia del bailarín castaño y los bosques de laurel layana. En actividades educativas en las 14 escuelas rurales entre San Pedro y Santa Cruz del Monte, también usamos al bailarín castaño como ejemplo de una especie que puede estar en peligro de extinguirse aún cuando nadie la caza. 

Equipo de investigación: Alejandro Bodrati, Claudio Maders, Nestor Fariña, Kristina Cockle, Nacho Areta, José Segovia