Investigación‎ > ‎

Atajacaminos o dormilones

Nytiphrynus ocellatus (M. Lammertink)

Los atajacaminos (dormilones o yvyjaues,) son especies poco conocidas por sus hábitos crepusculares y nocturnos. Pasan las horas del día mimetizados en el suelo o en ramas. Por la escasa información que había, durante décadas se consideró que algunas especies podrían estar amenazadas. Aportamos al conocimiento de su abundancia, distribución y biología.

Foto: Hembra de atajacaminos ocelado (Nyctiphrynus ocellatus) sobre sus pichones, Parque Provincial Cruce Caballero, Martjan Lammertink    


La familia Caprimulgidae, incluye a varias especies llamadas por la gente como atajacaminos, añaperos, tapacaminos, yanarcas o ñañarcas, y en lengua Guaraní se los conoce como yvyja’u (que come o chupa tierra), guyra tape (pájaro del camino o sendero), guyra keraná (pajaro dormilón) o pájaro ateí (pájaro haragán), entre otros tantos. Esta familia está representada en la provincia de Misiones por trece especies. Dos de ellas solo habitan regularmente el sur provincial (el atajacaminos de pantano, Eleothreptus anomalus y el añapero chico Chordeiles pusillus). La otras especies tienen una distribución más amplia, abarcando gran parte de la provincia. Varias especies son muy conocidas por los pobladores rurales que les asignan diversos nombres locales. Sin embargo el atajacaminos ocelado (Nyctiphrynus ocellatus) y el atajacaminos oscuro (Caprimulgus sericocaudatus) son casi desconocidos por sus hábitos nocturnos y por vivir en selvas densas. El atajacaminos colorado (Caprimulgus rufus) es muy escaso y de comportamiento similar al de las anteriores especies, y es la más dificil de encontrar en las selvas de Misiones.   
El atajacaminos coludo (Macropsalis forcipata) es endémico de la selva Atlántica de Brasil y Argentina, y ha sido considerado amenazado. Trabajos extensivos por los naturalistas en Misiones no produjeron ningún registro en la Argentina hasta 1973, sugiriendo que la especie estaba ausente o era muy rara en la primera mitad del siglo XX. En contraste, entre 2003 y 2010, Alejandro Bodrati y Kristina Cockle encontraron que el atajacaminos coludo es frecuente o común en la mitad este de la provincia, mientras recientes registros del norte, oeste y sur sugieren que el rango de la especie está expandiendose en la Argentina. Casi todos nuestros registros de atajacaminos coludo provienen de paisajes mosáicos y capueras, aunque frecuentemente cerca de selvas. El desmonte y la degradación de las selvas parecen haber permitido a la especie colonizar la Argentina en los últimos 50 años, y creemos que 
en el corto plazo se confirmará su presencia en el Paraguay. Foto: Martjan Lammertink 

Documentamos por primera vez en Argentina el atajacaminos ceja blanca (Caprimulgus maculicaudus), con la grabación de un macho haciendo un despliegue territorial en un ambiente desmontado, rodeado de finas fajas con selva, a 2 km del Parque Provincial Cruce Caballero (ver artículo en pdf).

Estamos estudiando la distribuci
ón, abundancia y biología reproductiva del atajacaminos ocellado (Nyctiphrynus ocellatus) y el atajacaminos oscuro (Caprimulgus sericocaudatus).  

Foto: Pichón de atajacaminos oscuro, Kristina Cockle